Manifiesto de Artesanía del Software

Hoy es el quinto aniversario del Manifiesto de Artesanía del Software  y Doug Bradbury nos animó a dar nuestra opinión acerca del estado de la profesión en los últimos años. Me gustaría compartir aquí mi experiencia sobre cómo yo creo que ha cambiado.

¿Crees que la profesionalidad se ha incrementado en los 5 años que han pasado desde que se publicó el Manifiesto de Artesanía del Software? Por qué o por qué no?

Empecé a trabajar en mi primer puesto hacer más de 7 años y allí encontré a alguna gente que se preocupaba por su trabajo y se sentían frustrados porque no eran capaces de hacerlo mejor. Sabíamos que las cosas no estaban bien, pero a menudo nos faltaba alguien o algo que nos guiara para ayudarnos a darnos cuenta de qué o cómo podíamos empezar a arreglar las cosas.

Algún tiempo después conocimos la comunidad Ágil y las piezas empezaron a encajar. Me encontré rodeada de una gran cantidad de gente que realmente se preocupaban por lo que hacían y querían aprender cada día a hacerlo mejor. Empecé a escuchar hablar de Artesanía del Software y me motivó mucho encontrar a más gente que no pensaba que hacer su trabajo era estar simplemente 8 horas escribiendo en el ordenador.

Desde entonces he intentado siempre hacer mi trabajo lo mejor posible. Intento resolver problemas, no únicamente implementar nuevas funcionalidades, intento ser siempre responsable de mi trabajo y sobre todo, intento crear cosas en las que pondría mi firma, como cualquier artesano haría en su obra.

Me considero muy afortunada porque he encontrado muy buenos maestros en mi camino y actualmente tengo muchas comunidades locales en mi entorno en las que la gente está deseando compartir lo que sabe. Por ello ahora estoy intentando también aportar mis dos céntimos empezando con algunas pequeñas charlas, animando a más personas a ir a eventos de comunidad, creando nuevos grupos y, espero de ahora en adelante, que también sea compartiendo más cosas de nuevo en este blog que tengo un poco olvidado.

En resumen, no puedo afirmar categóricamente que el Manifiesto de Artesanía del Software haya incrementado la profesionalidad del sector, pero sí puedo afirmar que me ayudó a encontrar a más gente con las mismas preocupaciones que yo tenía, que me mostró cuánto tengo aún por aprender hasta que pueda hacer un trabajo que firmaría orgullosa y que me motivó a buscar buenos maestros y a ser maestra para los que se encuentra en etapas anteriores de su carrera.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *